Capítulo 22: La Funcion - Page 8 of 10

—Prefiero la Germaine, es una rubia ideal.

— Si no tiene voz !

—Y qué me hago con la voz?

—Pues, como formas, la alta!

— Psh ! dice Ben Zayb, ninguna vale un comino, ninguna esartista.

Ben Zayb es el crítico de « El Grito de la integridad » y su airedesdeñoso le da mucha importancia á los ojos de los que se con-tentan con tan poco.

—Ni la Serpolette tiene voz, ni la Germaine tiene gracia, nieso es música ni es arte ni es nada! termina con marcado desden.

Para echárselas de gran crítico no hay como mostrarse des-.contento de todo. La empresa no había mandado más que dosasientos á la Redaccion.

En los palcos se preguntaba quién sería el dueño del palcovatio. Aquel ganaba en chic á todos pues llegaría el último.

Sin saberse de dónde vino la especie, díjose que era de Simoun.El rumor se confirmó. Nadie había visto al joyero en las buta-cas, ni en el vestuario, ni en ninguna parte.

—Y sin embargo le he visto esta tarde con Mr. jouy!dijo uno.

— Y ha regalado un collar á una de las actrices...

—A cual de ellas? preguntan algunas curiosas.

—A la mejor de todas, la que seguía con la vista su Exce-lencia!

Miradas de inteligencia, guiños exclamaciones de duda, deafirmacion, frases entrecortadas.

—Se las está echando de Monte-Cristo! observó una que sepreciaba de literata.

— O de proveedor de la Real Casa! añadió su adorador,celoso va de Simoun.

Learn this Filipino word:

iluwág ng loób