Capítulo 57: ¡Vae Victis! - Page 6 of 8

La palanca bajaba lentamente; Társilo rozaba contra las piedras salientes y las plantas inmundas que crecían entre las grietas. Después, la palanca cesó de moverse: el alférez contaba los segundos.

- ¡Arriba! –mandó secamente al cabo de medio minuto.

El ruido argentino y armonioso de las gotas de agua cayendo sobre el agua anunció la vuelta del reo a la luz. Esta vez, como el peso del balancín era mayor, subió con rapidez. Los pedruscos y guijarros, arrancados de las paredes, caían con estrépito.

Cubiertas de asqueroso cieno la frente y la cabellera, llena la cara de heridas y rozaduras, el cuerpo mojado y goteado, apareció a los ojos de la multitud silenciosa: el viento le hacía estremecer de frío.

- ¿Quieres declarar? –le preguntaron.

- ¡Cuida de mi hermana! –murmuró el infeliz mirando suplicante a un cuadrillero.

La palanca de caña rechina de nuevo y el condenado vuelve a desaparecer. Dª. Consolación observaba que el agua permanecía tranquila. El alférez contó un minuto.

Cuando Társilo volvió a subir, sus facciones estaban contraídas y amoratadas. Dirigió una mirada a los circundantes y mantuvo abiertos los ojos, inyectados de sangre.

- ¿Vas a declarar? –volvió a preguntar con desaliento el alférez.

Társilo movió negativamente la cabeza y volvieron a descenderle. Sus párpados se iban cerrando, sus pupilas seguían mirando al cielo donde flotaban blancas nubes; doblaba el cuello para seguir viendo la luz del día, pero pronto tuvo que hundirse en el agua, y el espectáculo del mundo le cerró aquel telón infame.

Pasó un minuto; la Musa en observación vio gruesas burbujas de aire que subían a la superficie.

- ¡Tiene sed! –dijo riendo.

Y el agua volvió a estar tranquila.

Esta vez duró un minuto y medio y el alférez hizo una seña.

Las facciones de Társilo ya no estaban contraídas; los entreabiertos párpados hacían ver el fondo blanco del ojo; de la boca salía agua cenagosa con estrías sanguinolentas; el viento frío soplaba, pero su cuerpo ya no se estremecía.

Learn this Filipino word:

nasirà ang tiyán