Capítulo 57: ¡Vae Victis! - Page 4 of 8

Volvieron a conducirle a la sala donde el otro preso invocaba a los santos, castañeteándole los dientes y doblándosele las piernas.

- ¿Le conoces a ese? –preguntó el P. Salví.

- ¡Es la primera vez que le veo! –contestó Társilo mirando con cierta compasión al otro.

El alférez le dio un puñetazo y un puntapié.

- ¡Atadlo al banco!.

Sin quitarle las esposas, manchadas de sangre, fue sujetado a un banco de madera. El infeliz miró en derredor suyo como buscando algo y vio a Dª. Consolación: rióse sardónicamente. Sorprendidos los presentes, le siguieron la mirada y vieron a la señora, que se mordía ligeramente los labios.

- ¡No he visto mujer más fea! –exclamó Társilo en medio del silencio general-; prefiero acostarme sobre un banco, como estoy, que al lado de ella, como el alférez.

La Musa palideció.

- Me vais a matar a palos, señor alférez –continuó-; esta noche me habrá vengado vuestra mujer al abrazaros.

- ¡Amordazarle! –gritó el alférez furioso y temblando de ira.

Parece que Társilo sólo había deseado la mordaza, porque cuando la tuvo, sus ojos expresaron un rayo de satisfacción.

A una señal del alférez, un guardia, armado de un bejuco; empezó su triste tarea. Todo el cuerpo de Társilo se contrajo; un rugido ahogado, prolongado, se dejó oír a pesar del lienzo que le tapaba la boca; bajó la cabeza: sus ropas se manchaban de sangre.

El P. Salví, pálido, la mirada extraviada, se levantó trabajosamente, hizo una seña con la mano y dejó la sala con paso vacilante. En la calle vio una joven, apoyada de espaldas contra la pared, rígida, inmóvil, escuchando atenta, mirando al espacio, extendidas las crispadas manos contra el viejo muro. El sol la baña de lleno. Contaba, al parecer sin respirar, los golpes secos, sordos y aquel desgarrador gemido.. Era la hermana de Társilo.

En la sala continuaba entretanto la escena: el desgraciado, tendido de dolor, enmudeció y aguardó a que sus verdugos se cansasen. Al fin, el soldado dejó caer el brazo jadeante; el alférez, pálido de ira y asombro, hizo una seña para que le desatasen.

Learn this Filipino word:

suót pamburol