Capítulo 7: Simoun - Page 6 of 7

Simoun se calló. Viendo que no conseguía despertar elentusiasmo en aquella alma fría, acudió á otro argumento, ypreguntó cambiando de tono:

—Y por la memoria de su madre y de su hermano, qué haceusted? Basta venir aquí cada año y llorar como una mujersobre una tumba?

Y se rió burlonamente.

El tiró dió en el blanco; Basilio se inmutó y avanzó un paso.

—¿Qué quiere usted que haga? préguntó con ira. Sin medios,sin posicion social ¿he de obtener justicia contra sus verdugos?Sería otra víctima y me estrellaría como un pedazo devidrio lanzado contra una roca. ¡ Ah, hace usted mal en recor-dármelo porque es tocar inutilmente una llaga!

— Y si yo le ofrezco á usted mi apoyo?

Basilio sacudió la cabeza y se quedó pensativo.

— ¡Todas las reivindicaciones de la justicia, todas las ven-ganzas de la tierra no harán revivir un solo cabello de mi madre,refrescar una sonrisa en los labios de mi hermano! Que duer-man en paz... Qué he de sacar aun cuando me vengase?

—Evitar que otros sufran lo que usted ha sufrido, que en lofuturo haya hijos asesinados y madres forzadas á la locura. Laresignacion no siempre es virtud, es crimen cuando alientatiranías :* no hay déspotas donde no hay esclavos. Ay! elhombre es de suyo tan malo que siempre abusa cuando en-cuentra complacientes. Como usted pensaba yo tambien ysabe cual fué mi suerte. Los que han causado su desgraciale vigilan dia y noche; sospechan que usted acecha un mo-mento oportuno; interpretan su afan de saber, su amor alestudio, su tranquilidad misma por ardientes deseos de ven-ganza... El dia en que puedan deshacerse de usted lo haráncomo lo hicieron conmigo y no le dejarán crecer porque letemen y le odian!

— ¿Odiarme á mí? odiarme todavía despues del mal que mehan hecho? preguntó el joven sorprendido.

Simoun soltó una carcajada.

—Es natural en el hombre odiar á aquellos á quienes haagraviado, decia Tácito confirmando el quos keserunt et oderuntde Séneca. Cuando usted quiera medir los agravios ó los bienesque un pueblo hace á otro, no tiene más que ver si le odiaó le ama. Y asi se explica el por qué algunos que aquí se hanenriquecido desde los altos puestos que desempeñaron, vueltosá la Península se deshacen en injurias y en insultos contralos que fueron sus víctimas. Proprium Immani ingenii est odissequem laseris!

— Pero si el mundo es grande, si uno les deja gozar tranqui-lamente del poder... si no pido más que trabajar, que me dejenvivir...

Learn this Filipino word:

ibong malayà