Capítulo 14: Una Casa De Estudiantes - Page 7 of 9

Este estudiante ocupaba en aquella casa, para sí solo, doshabitaciones lujosamente amuebladas, tenía criado y cocheropara cuidarle su araña y sus caballos. Era de gallardo conti-nente, maneras finas, elegante, y riquísimo. Aunque estudiabaDerecho solo para tener un título académico, gozaba noobstantefama de aplicado y como dialéctico á la manera escolásticano tenía nada que envidiar á los más furibundos ergotistas delclaustro Universitario. No estaba sin embargo muy atrasadorespecto á ideas y adelantos modernos; su fortuna le propor-cionaba todos los libros y revistas que la previa censura noconseguía detener. Con estas cualidades, con su fama devaliente,sus encuentros afortunados en sus años más juvenilesy su galantería fina y delicada, no era estraño que ejerciesetanto influjo sobre sus compañeros, y fuera elegido para darcima á tan difícil empresa como lo era la enseñanza del cas-tellano.

Pasadas las primeras manifestationes del entusiasmo queen la juventud siempre toma formas algo más exageradas porlo mismo que ella todo lo vé hermoso, quisieron enterarse decómo habían ido las cosas.

—Esta mañana me ví con el P. Irene, dijo Makaraig concierto misterio.

—¡Viva el P. Irene! gritó un estudiante entusiasta.

—El P. Irene, prosiguió Makaraig, me ha enterado de todolo que ha pasado en Los Baños. Parece que estuvieron dis-cutiendo lo menos una semana, él sosteniendo y defendiendonuestra causa contra todos, contra el P. Sibyla, el P. Hernandez,el P. Salvi, el General, el segundo Cabo, el joyero Simoun...

—El joyero Simoun ! interrumpió otro, pero ¿qué tiene quever ese judio con las cosas de nuestro país? Y nosotros que leenriquecemos comprando...

—¡Cállate! le dijo otro, impaciente y ansioso de saber comopudo vencer el P. Irene á tan terribles enemigos.

—Hasta había grandes empleados que estaban en contra denuestro proyecto, el Director de Administracion, el GobernadorCivil, el chino Quiroga...

—¡El chino Quiroga!! El alcahuete de los...

—Cállate, hombre!

— Al fin, prosiguió Makaraig, iban á encarpetar el espedientey dejarlo dormir por meses y meses cuando el P. Irene seacordó de la Comision Superior de Instruccion Primaria y pro-puso, puesto que se trataba de la enseñanza de la lenguacastellana, que el espediente pasara por aquel cuerpo para quedictaminasen sobre él...

—Pero si esa comision ya no funciona hace tiempo, observóPecson.

Learn this Filipino word:

batakin ang katawan