Capítulo 54: (Sin título en el original) - Page 5 of 6

- Quemad todo cuanto os pueda comprometer y que dentro de una hora os encontraréis en un lugar más seguro.

- Y ¿por qué? –preguntó al fin.

- Poned en seguro cuanto tenéis de más precioso...

- Y ¿por qué?.

- Quemad todo papel escrito por vos o para vos: el más inocente se puede interpretar mal...

- Pero y ¿por qué?.

- ¿Por qué?, porque acabo de descubrir una conspiración que se os atribuye para perderos.

- ¿Una conspiración?, y ¿quién la trama?.

- Me ha sido imposible averiguar el autor de ella; hace un momento acabo de hablar con uno de los desgraciados pagados para ello y a quien no he podido disuadir.

- Y ése ¿no os ha referido quién es el que le paga?.

- Sí, exigiéndome que le guarde el secreto, me dijo que erais vos.

- ¡Dios mío! –exclamó Ibarra y se quedó aterrado.

- ¡Señor, no dudéis, no perdamos tiempo, que la conjura acaso estalle esta noche misma!.

Ibarra, con los ojos desmesuradamente abiertos y las manos en la cabeza, parecía no oírle.

- El golpe no se puede impedir –continuó Elías-; he llegado tarde, desconozco a sus jefes... ¡salvaos, señor, conservaos para vuestro país!.

- ¿A dónde huir?. ¡Esta noche me esperan! –exclamó Ibarra pensando en María Clara.

- ¡A otro pueblo cualquiera, a Manila, a casa de alguna autoridad, pero en otra parte, para que no se diga que dirigíais el movimiento!.

- Y ¿si yo mismo denuncio la conspiración?.

Learn this Filipino word:

nagbuntót ng masamá