Capítulo 46: La Gallera - Page 2 of 8

A la hora en que entramos vemos ya al Gobernadorcillo, a Capitán Pablo, a Capitán Basilio, a Lucas, el hombre de la cicatriz en la cara que tanto sintiera la muerte de su hermano.

Capitán Basilio se acerca a uno del pueblo y le pregunta:

- ¿Sabes qué gallo trae Capitán Tiago?.

- No lo sé, señor; esta mañana le han llegado dos, uno de ellos es el lásak que ganó al talisain del Cónsul.

- ¿Crees que mi búlik [4] puede luchar con él?.

- ¡Ya lo creo!. ¡Pongo mi casa y mi camisa!.

En aquel momento llegaba Capitán Tiago. Vestía, como los grandes jugadores, camisa de lienzo Cantón, pantalón de lana y sombrero de jipijapa. Detrás venían dos criados, llevando el lásak y un gallo blanco de colosales dimensiones.

- ¡Sinang me ha dicho que María va cada vez mejor! –dice Capitán Basilio.

- Ya no tiene fiebre, pero aún está débil.

- ¿Perdió Ud. anoche?.

- Un poco; sé que Ud. ha ganado... voy a ver si me desquito.

- ¿Quiere Ud. jugar el lásak? –preguntó Capitán Basilio mirando el gallo y pidiéndoselo al criado.

- Según, si hay apuesta.

- ¿Cuánto pone Ud.?.

- Menos de dos, no lo juego.

- ¿Ha visto Ud. mi búlik? –pregunta Capitán Basilio y llama a un hombre que trae un pequeño gallo.

Capitán Tiago lo examina, y después de pesarlo y analizar las escamas lo devuelve.

- ¿Cuánto pone Ud.? –pregunta.

- Lo que Ud.

- ¿Dos y quinientos?.

- ¿Tres?.

- ¡Tres!.

- ¡Para la siguiente!.

[4] Se da nombre a los gallos, como a los caballos en España, de acuerdo con su color: lásak (blanco y rojo), talisain (blanco con manchas negras), bulik y también taguiguin (cuerpo rojo con cola y alas negras), casilien y atmbién maitim (totalmente negro), binabay (literalmente 'marica', blanco y negro), abuhen (cenizo), tagaquin (blanco y negro con patas negras), y un etc. muy largo. Los colores del gallo denotan también ciertas cualidades de acuerdo con las cuales el aficionado o 'sabungero' (de sabungan, pelea de gallos) calcula y decide la cantidad de sus apuestas.

Learn this Filipino word:

náamuyán