Capítulo 14: Tasio El Loco O El Filósofo - Page 4 of 5

- El Purgatorio existía mucho antes de que viniera al mundo N.S. Jesucristo, y debía estar en el centro de la tierra según el P. Astete, o en las cercanías de Cluny según el monje de que nos habla el P.Girard. El sitio aquí es lo de menos. Ahora bien, ¿quiénes se tostaban en aquellos fuegos que ardían desde el principio del mundo?. Su existencia antiquísima lo prueba la Filosofía cristiana, que dice que Dios no ha creado nada nuevo desde que descansó.

- ¡Podría haber existido in potentia, pero no in actu! –objetó el teniente mayor.

- ¡Muy bien!. Sin embargo, os contestaré que algunos lo conocieron y como existe, in actu, uno de ellos Zaratustra o Zoroastro, que escribió parte del Avesta y fundó una religión que tenía ciertos puntos de contacto con la nuestra; y Zaratustra, según los sabios, existió ochocientos años lo menos antes de Jesucristo. Digo, lo menos, pues Gaffare, después de examinar los testimonios de Platón, Xanto de Lidia, Plinio, Hermipos y Eudoxo, le cree anterior en dos mil quinientos años a nuestra era. Sea de esto lo que se quiera, es lo cierto que Zaratustra hablaba ya de una especie de Purgatorio, y daba los medios para librarse de él. Los vivos pueden redimir las almas de los muertos en pecado, recitando pasajes del Avesta, haciendo buenas obras, pero con la condición de que el que ha de orar sea un pariente hasta la cuarta generación. El tiempo para esto tenía lugar cada año y duraba cinco días. Más tarde, cuando esta creencia se hubo afirmado en el pueblo, los sacerdotes de aquella religión vieron en ella un gran negocio y explotaron aquellas “cárceles profundamente oscuras en donde reinan los remordimientos”, como Zaratustra dice. Establecieron, pues, que por el precio de un derem, una moneda de poco valor según dicen, se le puede ahorrar al alma un año de torturas; pero como para aquella religión había pecados que costaban de 300 a 1000 años de sufrimientos, como la mentira, la mala fe, el no cumplir una palabra dada, etc., resultaba que los pícaros se embolsaban millones de derems. Aquí verán algo que se parece ya a nuestro Purgatorio, si bien con la diferencia sobreentendida de la diferencia de religiones.

Un relámpago, seguido de un retumbante trueno, hizo levantarse a Doray, quien dijo santiguándose:

- ¡Jesús, María y José!. Los dejo a Uds.; voy a quemar palma bendita y encender candelas de perdón.

La lluvia empezó a caer a torrentes. El filósofo Tasio prosiguió, mientras miraba alejarse a la joven:

- Ahora que no está, podemos hablar de la materia más razonadamente. Doray, aunque un poco supersticiosa, es una buena católica y no me gusta arrancar la fe del corazón: una fe pura y sencilla se distingue del fanatismo como la llama del humo, como una música de una algarabía: los imbéciles, como los sordos, los confunden. Entre nosotros podemos decir que la idea del Purgatorio es buena, santa y razonable; continúa la unión entre los que fueron y los que son, y obliga a una mayor pureza de vida. El mal está en el abuso que de él se hace. Pero veamos ahora cómo pudo pasar al catolicismo esta idea que no existía ni en la Biblia ni en los Santos Evangelios. Ni Moisés ni Jesucristo hacen la más pequeña mención de él y el único pasaje que citan de los Macabeos es insuficiente, además de que este libro fue declarado por el concilio de Laodicca apócrifo y la Santa Iglesia Católica sólo lo ha admitido con posterioridad. La religión pagana tampoco tenía nada que se pareciese a él. El pasaje tan citado de Virgilio de Aliae panduntur inanes, [14] que diera ocasión a que S. Gregorio el Grande hablase de almas ahogadas y que Dante hubiese amplificado en su Divina Comedia, no puede ser el origen de esta creencia. Ni los brahmanes, ni los budistas, ni los egipcios, que dieran a Grecia y Roma su Caronte y su Averno, tampoco tenía nada que se pareciese a esta idea. No hablo ya de las religiones de los pueblos del norte de Europa: éstas, religiones de guerreros, bardos y cazadores pero no de filósofos, si bien conservan aún sus creencias y hasta ritos, cristianizados, sin embargo, no han podido acompañar a sus hordas en los saqueos de Roma ni sentarse en el Capitolio: religiones de las brumas, se disipan al sol del mediodía. Pues bien, los cristianos de los primeros siglos no creían en el Purgatorio: morían con esa alegre confianza de ver en breve cara a cara a Dios. Los primeros Padres de la Iglesia que al parecer lo mencionaron, fueron S. Clemente de Alejandría, Orígenes y S. Ireneo, quizás influidos por la religión zaratustriana, que entonces florecía aún y estaba muy extendida por todo el Oriente, pues nosotros leemos a cada paso reproches al orientalismo de Orígenes. S. Ireneo probaba su existencia por el hecho de haber permanecido Jesucristo “tres días en las profundidades de la tierra”, tres días de Purgatorio, y sacaba de esto que cada alma debía permanecer en él hasta la resurrección de la carne, por más que en esto el Hodie mecum eris in Paradiso [15] parece contradecirle. S. Agustín habla también del Purgatorio, pero, si no afirma su existencia, no la cree sin embargo imposible, suponiendo que podrían continuarse en la otra vida los castigos que en ésta recibimos por nuestros pecados.

[14] De unos versos de la Eneida de Virgilio (Libro VI):

.......................aliae panduntur inanes
suspensae ad ventos, aliis sub gurgite vasto
infectum eluitur scelus aut exuritur igni,
en traducción más o menos literal, '(hay almas que) vagan vacías suspendidas en los vientos, a otras el inmenso mar lava su pecado vil o se lo limpia el fuego.' Tasio discute aquí las pruebas de la existencia del purgatorio y se refiere a cierta opinión segun la cual el purgatorio es idea que ya se encuentra en Virgilio y aducen la autoridad de San Gregorio Magno que ponía como castigos por el pecado al aire, el agua y el fuego, lo mismo que en los versos del poeta latino.

[15] En latín, 'hoy estarás conmigo en el paraíso,' promesa que hizo Cristo a uno de los malechores crucificados con él. Hasta que se generalizó el uso de lenguas vernáculas en la liturgia católica en la segunda mitad del siglo pasado, el clero leía, estudiaba y citaba la biblia 'vulgata,' versión oficial latina traducida por San Jerónimo en el siglo IV. Muchas frases de esta biblia se hicieron de uso común entre la gente más o menos educada.

Learn this Filipino word:

mala-bayawak