Capítulo 33: La Última Razon - Page 5 of 5

Tan sangrientos sofismas, dichos con conviccion y frialdad,anonadaban al joven, cuya inteligencia debilitada por más detres meses de carcel y cegada por la pasion de la Venganza, no estaba en disposicion para analizar el fondo moral de las cosas.En vez de replicar que el hombre más malo ó pusilánimesiempre es algo más que la planta, porque tiene un alma y unainteligencia que, por viciadas ó embrutecidas que pudiesenestar, se pueden redimir; en vez de contestar que el hombreno tiene derecho de disponer de la vida de nadie en provechode nadie, y que el derecho á la vida reside en cada individuocomo el derecho á la libertad y á la luz; en vez de replicar que sies abuso en los gobiernos castigar en el reo las faltas ó crí-menes, en que ellos le han precipitado por incuria ó torpeza,cuanto más lo sería en un hombre, por grande y por desgraciadoque fuere, castigar en el pobre pueblo las faltas de sus gobiernosy antepasados, en vez de decir que Dios solo puede tentar talesmedios, que Dios puede destruir porque puede crear, Dios quetiene en su mano la recompensa, la eternidad y el porvenir parajustificar sus actos y el hombre nunca! en vez de estos racioci-nios, Basilio solo opuso una vulgar observacion:

-- ¡Qué dirá el mundo, á la vista de tanta carnicería ?

— El mundo aplaudirá como siempre, danJo la razon al másfuerte, al más violento ! contestó con su sonrisa cruel Simoun.Europa ha aplaudido cuando las naciones del occidente sacrifi-caron en Ame-n°.9 millones de indios y no por cierto parafundar naciones mucho más morales ní más pacíficas; allí estáel Norte con su libertad egoista, su ley de Lynch, sus engañospolíticos; allí está el Sur con sus repúblicas intranquilas, susrevoluciones bárbaras, guerras civiles, pronunciamientos, comoen su madre España! Europa ha aplaudido cuando la poderosaPortugal despojó á las islas Molucas, aplaude cuando Ingla-terra destruye en el Pacífico las razas primitivaspara implantarla de sus emigrados. Europa aplaudirá como se aplaude al finde un drama, al fin de una tragedia : el vulgo se fija poco en elfondo, solo mira el efecto! Hágase bien el crimen y será admi-rado y Lendrá más partidarios que los actos virtuosos, llevadosá cabo con modestia y timidez.

— Perfectamente, repuso el joven; qué me importa al fin yal cabo que aplaudan 6 censuren, cuando ese mundo no secuida de los oprimidos, de los pobres y de las débiles mujeres?Qué consideraciones he de guardar con la sociedad cuando ellano ha guardado ninguna conmigo?

— Así me gusta, dijo triunfante el tentador.

Y sacando de un cajon un revólver, se lo entregó diciendo:

— A las diez espéreme frente á la iglesia de S. Sebastianpara recibir mis últimas instrucciones. ¡Ah! A las nueve debeusted encontrarse lejos, muy lejos de la calle Anloague !

Basilio examinó el arma, la cargó y guardó en el bolsillointerior de su americana. Se despidió con un seco: — ¡Hastaluego !

Learn this Filipino word:

waláng ulo