Capítulo 33: La Última Razon - Page 2 of 5

—Señor Simoun, he sido mal hijo y mal hermano; heolvidado el asesinato del uno y las torturas de la otra y Diosme ha castigado! Ahora no me queda más que una voluntadpara devolver mal por mal, crímen por crímen, violencia porviolencia!

Simoun le escuchaba silencioso.

—Hace cuatro meses, continuó Basilio, me hablaba ustedde sus proyectos; he rehusado tomar parte, y he hecho mal;usted ha tenido razon. Hace tres meses y medio la revolucionestaba á punto de estallar, tampoco he querido tomar parte yel movimiento ha fracasado. En pago de mi conducta he sidopreso y solo debo mi libertad á las instancias de usted. Ustedha tenido razon y ahora vengo á decirle: arme mi brazo y quela revolucion estalle ! Estoy dispuesto á servirle con todos losdesgraciados!

La nube que oscurecía la frente de Simoun se disipó de repente, un rayo de triunfo brilló en sus ojos, y cual si hubieseencontrado lo que buscaba, exclamó:

— Tengo razon, sí, tengo razon! el derecho me asiste, lajusticia está de mi parte, porque mi causa es la de los desgra-ciados... ¡Gracias, joven, gracias! Usted viene á disipar misdudas, á combatir mis vacilaciones...

Simoun se había levantado y su semblante estaba radiante:el ardor que le animaba cuando, cuatro meses antes, esplicabaá Basilio sus proyectos en el bosque de sus antepasados, reapa-recía en su fisonomía como un rojo crepúsculo despues de unnublado día.

— Sí, continuó; el movimiento ha fracasado y me han deser-tado muchos porque me vieron abatido vacilar en el supremoinstante: conservaba algo en mi corazon, no era dueño de todosmis sentimientos y amaba todavía!... Ahora todo está muertoen mí, y ya no hay cadáver sagrado cuyo sueño tenga querespetar! Ya no habrá vacilaciones; usted mismo, jovenideal, paloma sin hiel, comprende la necesidad, se viene á mí yme excita á la accion! Algo tarde abre usted sus ojos! Entreusted y yo hubiéramos combinado y ejecutado planes mara-villosos : yo arriba, en las altas esferas, esparciendo la muerteentre perfumes y oro, embruteciendo á los viciosos y corrom-piendo ó paralizando á los pocos buenos, y usted abajo, en elpueblo, entre los jóvenes, evocando la vida entre sangre y lágri-mas! Nuestra obra, en vez de ser sangrienta y bárbara, habríasido piadosa, perfecta, artística y de seguro que el éxito habríacoronado nuestros esfuerzos! Pero ninguna inteligencia me haquerido secundar; miedo ó afeminamiento he encontrado en lasclases ilustradas, egoismo en las ricas, candidez en la juventud,y solo en las montañas, en los destierros, en la clase miserablehe encontrado á mis hombres! Pero no importa! si no podemossacar una acabada estatua, pulida en todos sus detalles, delbloc grosero que desbastaremos se encargarán los que han devenir!

Learn this Filipino word:

lálabasán