Capítulo 33: La Última Razon - Page 3 of 5

Y cogiendo del brazo á Basilio que le escuchaba sin compren-derle en todo, le condujo al laboratorio donde encerraba susproductos químicos.

Sobre una mesa se encontraba una gran caja de chagrinoscuro, parecida á las que contienen las vajillas de plata quese regalan entre sí los ricos y los soberanos. Simoun la abrió y descubrió, sobre fondo de raso rojo, una lámpara de formamuy original. El recipiente lo figuraba una granada, grandecomo la cabeza de un hombre, algo rajada, dejando ver los granosdel interior, figurados por enormes cornalinas. La corteza erade oro oxidado é imitaba perfectamente hasta las rugosidadesde la fruta.

Simoun la sacó con mucho cuidado, y retirando el mechero,descubrió el interior del depósito: el casco era de acero, gruesocomo dos centímetros y podía contener algo más de un litro.Basilio le interrogaba con la mirada: nada comprendía.

Sin entrar en explicaciones, Simoun sacó cuidadosamente deun armario un frasco y enseñó al joven la fórmula escritaencima.

—Nitro-glicerina! murmuró Basilio, retrocediendo y reti-rando instintivamente las manos. Nitro-glicerina! Dinamita!

Y creyendo comprender, se le erizaron los cabellos.

—Sí, nitro-glicerina! repitió lentamente Simoun con su son-risa fria y contemplando con delicia el frasco de cristal; es algomás que nitro-glicerina! Son lágrimas concentradas, odioscomprimidos, injusticias y agravios! Es la suprema razondel debil, fuerza contra fuerza, violencia contra violencia...Hace un momento vacilaba yo, pero usted ha venido y me haconvencido! Esta noche volarán pulverizados los tiranos máspeligrosos, los tiranos irresponsables, los que se ocultan detrásde Dios y del Estado, y cuyos abusos permanecen impunesporque nadie los puede fiscalizar! Esta noche oirá Filipinas elestallido, que convertirá en escombros el informe monumentocuya podredumbre he apresurado !

Basilio estaba atontado : sus labios se movían sin producirsonido, sentía que se le paralizaba la lengua, se le secaba el pala-dar. Por primera vez veía el poderosolíquido, de que tanto habíaoido hablar,.como destilado en sombras por hombres sombríos,en guerra abierta contra la sociedad. Ahora lo tenía delante,trasparente y algo amarillento, vertiéndose con infinito cuidadoen el seno de la artística granada. gimoun se le aparecía comoel genio de las Mil y una noches que sale del seno del mar:adquiría proporciones gigantescas, tocaba el cielo con la cabeza,hacía estallar la casa y sacudia toda la ciudad con un movi-miento de sus espaldas. La granada tomaba las proporciones(le una colosal esfera, y la rajadura, una risa infernal, por donde se escapaban brasas y llamas. Por primera vez Basiliose dejaba llevar del espanto y perdía su sangre fría por com-pleto.

Learn this Filipino word:

sumunód sa bakás ng iná