Capítulo 27: El Fraile Y El Filipino - Page 3 of 8

— Los mismos que ustedes libérrimamente se han impuestoal entrar en su orden y los que despues, una vez en ella, sehan querido imponer! Pero, como estudiante filipino, no mecreo llamado á examinar su conducta en relacion con susestatutos, con el catolicismo, con el gobierno, el pueblo filipinoy la humanidad en general : cuestiones son esas que ustedestienen que resolver con sus fundadores, con el Papa, elgobierno, el pueblo en masa 6 con Dios; como estudiantefilipino, me limitaré á sus deberes respecto á nosotros. Losfrailes, en general, al ser los inspectores locales de la ense-ñanza en provincias, y los dominicos, en particular, al mono-polizar en sus manos los estudios todos de la juventud filipina,han contraido el compromiso, ante los ocho millones de habi-tantes, ante España y ante la humanidad ,de la que nosotrosformamos parte, de mejorar cada vez la semilla joven, moraly físicamente, para guiarla á su felicidad, crear un pueblohonrado, próspero, inteligente, virtuoso, noble y leal. Y ahorapregunto yo á mi vez, ¿han cumplido los frailes con su com-promiso?

—Estamos cumpliendo...

—Ah! P. Fernandez, interrumpió Isagani; usted con lamano sobre su corazon puede decir que está cumpliendo, perocon la mano sobre el corazon de la orden, sobre el corazon detodas las órdenes, no lo puede decir sin engañarse! Ah,P. Fernandez! cuando me encuentro ante una persona queestimo y respeto, prefiero ser el acusado á ser el acusador,prefiero defenderme á ofender. Pero, ya que hemos entrado enexplicaciones, vamos hasta el fin! ¿Cómo cumplen con sudeber los que en los pueblos inspeccionan la enseñanza? Impi-diéndola! Y los que aquí han monopolizado los estudios, losque quieren modelar la mente de la juventud, con exclusionde otros cualesquiera, ¿cómo cumplen con su mision? Escati-mando en lo posible los conocimientos, apagando todo ardory entusiasmo, rebajando toda dignidad, único resorte delalma, é inculcando en nosotros viejas ideas, rancias nociones,falsos principios incompatibles con la vida del progreso! Ah !si, cuando se trata de alimentar á presos, de proveerá la manu-tencion de criminales, el gobierno propone una subasta parahallar al postor que ofrezca las mejores condiciones de alimen-tacion, al que menos les ha de dejar perecer -de hambre, cuando se trata de nutrir moralmente á todo un pueblo, nutrirá la juventud, á la parte más sana, á la que despues ha de serel pais y el todo, el gobierno no solo no propone ninguna subasta,sino que vincula el poder en aquel cuerpo que precisamentehace alardes de no querer la instruccion, de no querer ningunadelanto. ¿Qué diríamos nosotros si el abastecedor de cárceles,despues de haberse apoderado por intrigas de la contrata,dejase luego languidecer á sus presos en la anemia, dándolestodo lo rancio y pasado, y se escusase despues diciendo que noconviene que los presos tengan buena salud, porque la buenasalud trae alegres pensamientos, porque la alegría mejora alhombre, y el hombre no debe mejorar porque le conviene alabastecedor que haya muchos criminales? ¿Qué diríamos sidespues el gobierno y el abastecedor se coaligasen porque delos diez 6 doce cuartos que percibe por cada criminal el uno,recibe cinco el otro?

El P. Fernandez se mordía los labios.

— Esas son muy duras acusaciones, dijo, y usted traspasa loslímites de nuestra convencion.

—No, Padre; sigo tratando de la cuestion estudiantil. Losfrailes, y no digo ustedes, porque á usted no le confundo en lamasa general, los frailes de todas las órdenes se han convertidoen nuestros abastecedores intelectuales y dicen y proclaman,sin pudor ninguno, que no conviene que nos ilustremos porquevamos un día á declararnos libres! Esto es no querrer que elpreso se nutra para que no se mejore y salga de la carcel. Lalibertad es al hombre lo que la instruccion á la inteligencia, yel no querer los frailes que la tengamos es el origen de nuestrosdescontentos!

Learn this Filipino word:

nakábuwaya