Capítulo 51: Cambios - Page 3 of 3

- Dime, amiguita –preguntó Ibarra-; ¿está María enfadada conmigo?.

- No lo sé, pero dice que es mejor que la olvides y se pone a llorar. Capitán Tiago quiere que se case con aquel señor, el P. Dámaso también, pero ella no dice ni sí ni no. Esta mañana, cuando preguntábamos por ti y yo decía ¿si habría ido a hacer el amor a alguna? ella me contestó: ¡ojalá! Y se puso a llorar.

Ibarra estaba serio.

- Dile a María que quiero hablarle a solas.

- ¿A solas? –preguntó Sinang frunciendo las cejas y mirándole.

- Enteramente a solas, no; pero que no esté aquel delante.

- Es difícil: pero pierde cuidado, se lo diré.

- Y ¿cuándo sabré la contestación?.

- Mañana, vete a casa temprano. María no quiere jamás estar sola, la acompañamos; Victoria duerme una noche a su lado y yo otra; mañana me toca el turno. Pero oye, ¿y el secreto?. ¿Te vas sin decirme lo principal?.

- ¡Es verdad!. Estuve en el pueblo de Los Baños; [2] voy a explotar los locales, pues pienso levantar una fábrica; tu padre será mi socio.

- ¿Nada más que eso?. ¡Vaya un secreto! –exclamó Sinang en voz alta con el tono de un usurero estafado-; yo creía...

- ¡Cuidado! ¡no te permito que lo publiques!.

- ¡Ni ganas! –contestó Sinang arrugando la nariz-. Si fuera algo más importante, lo diría a mis amigas; pero ¡comprar cocos! ¡cocos! ¿quién se interesa por los cocos?.

Y más que de prisa fue a buscar a sus amigas.

Momentos después, Ibarra se despidió viendo que la reunión no podía menos de languidecer; Capitán Tiago tenía una cara agridulce, Linares estaba callado y observaba, el cura aparentando alegría hablaba de cosas extrañas. Ninguna de las jóvenes había vuelto a salir.

[2] Pueblo a la orilla del lago unos 15 km al este de Calamba. Está, como Calamba, a la falda del monte Makiling, un volcán durmiente cubierto de bosque hasta hoy dia. Se llama Los Baños por la abundancia de fuentes termales, algunas de gran caudal, a cuyo alrededor se construyeron balnearios desde antiguo. Pedro Bautista, misionero franciscano del fin del siglo XVI, embajador de Felipe II en Japón y martirizado allí descubrió y promovió las cualidades medicinales de las fuentes termales de Los Baños. Hoy dia las fuentes han dado lugar a numerosos centros de ocio con piscinas de agua caliente. Lo que no conoció Rizal fue el campo hermoso que la Universidad de Filipinas en Los Baños dedica a ciencias de agricultura y ganadería, sede del prestigioso Instituto Internacional del Arroz. Ver mapa satélite.

Learn this Filipino word:

utak