Capítulo 52: La Carta De Los Muertos Y Las Sombras

EL NUBLADO CIELO OCULTA a la luna; un viento frío, presagio del próximo diciembre, barre algunas hojas secas y el polvo en el estrecho sendero que conduce al cementerio.

Tres sombras se hablan en voz baja debajo de la puerta.

- ¿Le has hablado a Elías? –pregunta una voz.

- No, ya sabes que es muy raro y circunspecto, pero debe ser de nosotros: D. Crisóstomo le ha salvado la vida.

- Por eso también acepté –dice la primera voz-; ¡D. Crisóstomo hace que la curen a mi mujer en casa de un médico en Manila!. Me he encargado del convento para arreglar mis cuentas con el cura.

- Y nosotros, del cuartel para decir a los civiles que nuestro padre tenía hijos.

- Cinco, con cinco hay bastante. El criado de D. Crisóstomo dice que seremos veinte.

- Y ¿si no salís bien?.

- ¡St! –dijo uno y todos se callaron.

Veíase a favor de la semioscuridad venir una sombra, deslizarse siguiendo el cerco: de tiempo en tiempo se detenía como si volviese la cara hacia atrás.

Y no le faltaba motivo. Detrás, a unos veinte pasos, venía otra sombra, mayor y que parecía más sombra que la primera: tan ligeramente pisaba el suelo, desaparecía con rapidez como si le tragase la tierra cada vez que la primera se detenía y volvía.

- ¡Me siguen! –murmuró ésta-; ¿será la Guardia Civil? ¿mentirá el sacristán mayor?.

- Dicen que es aquí la cita –decía en voz baja la segunda sombra-; de algo malo se debe tratar cuando me lo ocultan los dos hermanos.

La primera sombra llegó al fin a la puerta del cementerio. Las tres primeras se adelantaron.

- ¿Sois vosotros?.

- ¿Sois vos?.

- ¡Separémonos que me han seguido!. Mañana tendréis las armas y a la noche será. El grito es “¡Viva D. Crisóstomo!”. ¡Idos!.

Las tres sombras desaparecieron detrás de las tapias. El recién llegado se ocultó en el hueco de la puerta y esperó silencioso.

- ¡Veamos quién me persigue! –murmuró.

La segunda sombra llegó con mucha precaución y se detuvo como para mirar en torno suyo.

- ¡He llegado tarde! –dijo a media voz-; pero acaso vuelvan.

Pages

Learn this Filipino word:

hindî gawáng birò