A las flores de Heidelberg

por José Rizal y Alonso

(Original text in Spanish)

¡Id á mi Patria, id extranjeras flores
sembradas del viajero en el camino,
y bajo su azul cielo,
que guarda mis amores,
contad del peregrino
la fe que alienta por su patrio suelo!

Id y decíd: decíd que cuando el alba
vuestro cáliz abrió por vez primera,
cabe el Neckar helado,
le vísteis silencioso á vuestro lado
pensando en su constante primavera.

Decíd que cuando el alba,
que roba vuestro aroma,
cantos de amor jugando os susurraba,
él también murmuraba

cantos de amor en su natal idioma...

Que cuando el sol la cumbre
del Koënigsthul en la mañana dora,
y con su tibia lumbre
anima el valle, el bosque y la espesura,
el Saluda ese sol, aún en su aurora,
al que en su patria en el zenith fulgura.

Y contad aquel dia
cuando os cogía al borde del sendero,
entre las ruinas del feudal Castillo
orilla al Neckar ó en la selva umbría...

Llevad, llevad, ¡oh flores!
amor á mis amores
paz á mi pais y á su fecunda tierra,
salud á dulces seres
fé á sus hombres; virtud á sus mujeres,
que el paternal, sagrado hogar encierra...

Learn this Filipino word:

sinangkalan