Capítulo 28: Tatakut

Ben Zayb tuvo inspiracion de profeta al sostener diaspasados en su periódico que la instruccion era funesta, funes-tísima para las Islas Filipinas : ahora en vista de los aconteci-mientos de aquel viernes de las pasquinadas, cacareaba elescritor y cantaba su triunfo, dejando tamañito y confuso á suadversario Horatius, que se había atrevido á ridiculizarle en laseccion de Pirotecnia de la manera siguiente :

*• *

De nuestro colega El Grito :

•La instruceion es funesta, funeensima para las Islas Filipinas! •

Entendido.

Hace tiempo que El Grito cree representar al pueblo filipino; ergo... comodiría Fray 'bañes, si supiese latin.

Pero Fray Ibailez se vuelve musulman cuando escribe, y sabemos como tratanlos musulmanes á la instruccion.

Testigo, como decía un real predicador, la biblioteca de Alejandría!

Ahora tenía él razon, él, Ben Zayb I ¡Si es el único quepiensa en Filipinas, el único que prevé los acontecimientos !

En efecto, la noticia de haberse encontrado pasquines sub-versivos en las puertas de la Universidad, no solo quitó elapetito á muchos y trastornó la digestion á otros, sino quetambien puso intranquilos á los flemáticos chinos, que no seatrevieron á sentarse en sus tiendas con una pierna recogidacomo de costumbre, por temor de que les faltase tiempo deestenderla para echarse á correr. A las once de la mañana,aunque el sol continuaba su curso y su Excelencia, el CapitanGeneral, no aparecía al frente de sus cohortes victoriosas, sinembargo el desasosiego había aumentado : los frailes quesolían frecuentar el bazar de Quiroga, no aparecían y estesíntoma presagiaba terribles cataclismos. Si el sol hubieseamanecido cuadrado y los Cristos, vestidos de pantalones,Quiroga no se habría alarmado tanto: habría tomado al sol por un liampó y á las sagradas imágenes por jugadores de chapdiquíque se quedan sin camisa; pero, I no venir los frailes cuandoprecisamente acaban de llegarle novedades!

Por encargo de un provincial amigo suyo, Quiroga prohibióla entrada en sus casas de liampó y chapdiquí á todo indio queno fuese de antiguo conocido; el futuro consul de los chinostemía se apoderasen de las cantidades que allí los miserablesperdían. Despues de disponer su bazar de manera que sepudiese cerrar rápidamente en un momento apurado, se hizoacompañar de un guardia veterano para el corto camino queseparaba su casa de la de Simoun. Quiroga encontraba aquellaocasion la más propicia para emplear los fusiles y cartuchosque tenía en su almacen, de la manera como el joyero habíaindicado: era de esperar que en los dias sucesivos se operasenrequisas y entonces ¡ cuántos presos, cuanta gente acoquinadano daría todas sus economias! Era el juego de los antiguoscarabineros de deslizar debajo de las casas tabacos y hojas decontrabando, simular despues una requisa y obligar al infelizpropietario á sobornos ó multas! Solo que el arte se perfec-cionaba y, desestancado el tabaco, se recurría ahora á lasarmas prohibidas!

Pages

Learn this Filipino word:

háharáp sa magaling