Capítulo 16: Las Tribulaciones De Un Chino

La noche de aquel mismo sábado, el chino Quiroga que aspi-raba á crear un consulado para su nacion, daba una cena en losaltos de su gran bazar situado en la calle de la Escolta. Su fiestaestaba muy concurrida: frailes, empleados, militares, comercian-tes, todos sus parroquianos, socios 6 padrinos, se encontraban allí;su tienda abastecía á los curas y conventos de todo lo necesario,admitía los vales de todos los empleados, tenía servidores fieles,complacientes y activos. Los mismos frailes no se desdeñabande pasar horas enteras en su tienda, ya á la vista del público,ya en los aposentos del interior en agradable sociedad...

Aquella noche, pues, la sala presentaba un aspecto curioso.Frailes y empleados la llenaban, sentados en sillas de Vienay banquitos de madera oscura y asiento de marmol, venidos deCanton, delante de mesitas cuadradas, jugando al tresillo ó con-versando entre sí, á la luz brillante de las lámparas doradas ó ála mortecina de los faroles chinescos vistosamente adornadoscon largas borlas de seda. En las paredes se confundían en la-mentable mezcolanza paisajes tranquilos y azulados, pintadosen Canton y en Hong Kong, con los cromos chillones de oda-liscas, mujeres semidesnudas, litografías de Cristos femeniles, lamuerte del justo y la del pecador, hechas por casas judíasde Alemania para venderse en los países católicos. No faltabanallí las estampas chinescas en papel rojo representando á unhombre sentado, de aspecto venerable y pacífica y sonrientefisonomía, detrás del cual se levanta su servidor, feo, horro-roso, diabólico, amenazador, armado de una lanza con anchahoja cortante; los indios, unos lo llaman Mahoma, y otrosSantiago, no sabemos por qué; los chinos tampoco dan unaclara esplicacion de esta popular dualidad. Detonaciones debotellas de champagne, chocar de copas, risas, humo de cigarroy cierto olor particular á casa de chino, mezcla de pebete,opio y frutas conservadas, completaban el conjunto.

Vestido como un mandarin, con gorra de borla azul, se paseabael chino Quiroga de un aposento á otro, tieso y derecho no sinlanzar acá y allá miradas vigilantes como para asegurarse de que nadie se apoderaba de nada. Y apesar de esta natural descon-fianza, cambiaba sendos apretones de manos, saludaba á unoscon una sonrisa fina y humilde, á otros con aire protector, y áalgunos con cierta sorna como diciendo;

— Ya sé! usted no viene por mí sino por mi cena.

Y el chino Quiroga tenía razon! Aquel señor gordo queahora le alaba y le habla de la conveniencia de un consuladochino en Manila dando á entender que para ese cargo no podíahaber otro que Quiroga, es el señor Gonzalez que se firmaPitilí cuando en las columnas de los periódicos ataca la inmi-gracion china. Aquel otro ya avanzado en edad que examinade cerca los objetos, las lámparas, los cuadros etc. y hacemuecas y exclamaciones de desprecio, es D. Timoteo Pelaez,padre de Juanito, comerciante que dama contra la competenciadel chino que arruina su comercio. Y el otro, el de más allá,aquel señor moreno, delgado, de mirada viva y pálida sonrisa, esel célebre autor de la cuestion de los pesos mejicanos que tantodisgusto dió á un protegido del chino Quiroga ; aquel empleadotiene en Manila fama de listo! El de más allá, aquel de miradafosca y bigotes descuidados, es el empleado que pasa por ser elmás digno porque tiene el valor de hablar mal contra el negociode los billetes de loteria, llevado á cabo entre Quiroga y una altadama de la sociedad manilense. En efecto, sino la mitad, las dosterceras partes de los billetes van á China y los pocos que enManila se quedan se venden con una prima de medio real fuerte.El digno señor tiene la conviccion de que algun dia le ha de.tocarel premio gordo y se enfurece al encontrarse delante de seme-jantes trapicheos.

La cena entretanto tocaba á su fin. Del comedor llegabanhasta la sala trozos de brindis, risas, interrupciones, carcajadas..El nombre de Quiroga se oía varias veces repetido, mezcladocon las palabras de consul, igualdad, derechos....

Pages

Learn this Filipino word:

maiklî ang pisì